sábado, 19 de mayo de 2018


“Tiempos de confusión, dios nos asista” (Pere Gimferrer)


(Sobre la necesidad del relato)


El mundo, nuestras vidas, están llenas de cosas que están pasando.
Veloces, ruidosas, las cosas pasan a nuestro alrededor y dentro de nosotros, y crean un zumbido que
a veces nos aturde.


Ni el mejor cronista puede contar todo lo que está sucediendo. Porque los hechos se amontonan
con su dinámica incomprensible y, si los miramos de cerca, parecen partículas enloquecidas que
atolondradamente chocan unas con otras sin intención ni propósito.. Y finalmente, el que observa
tiene que apartar la mirada, porque lo que no entendemos nos acaba mareando.


Por eso necesitamos un relato. Hay que apartar la vista un rato, cerrar los ojos y dejar que la mente
haga su labor de hilandera: que recuerde y que olvide, que seleccione y que ponga orden a lo vivido,
a lo oído, a lo sentido. Y que teja el cuento, el poema, el discurso que nos explique qué ha pasado.

Los relatos nos muestran un mundo en que las cosas parecen ir bien. Luego se complican. A veces
se tuercen de forma aparentemente irreversible. Pero algo empieza a pasar, alguien empieza a hacer
algo y, finalmente, vuelve el equilibrio. Es un esquema muy simple, la verdad. Pero está tan arraigado
en nuestras mentes que, al final, nos reconforta. Nos ayuda a comprender; crea en nosotros la ilusión
de que, con avances, retrocesos, maniobras intrincadas, … los hechos, las emociones, las partículas
atolondradas van en una dirección, nos llevan a alguna parte.


Los cuentos, los poemas, incluso los libros de Historia, o los de Historia Natural, son parte del relato,
parte del esfuerzo que todos hacemos por intentar comprender lo que pasa, darle un sentido. Porque
el Caos es un espacio indeterminado y hostil en el que nuestras esperanzas están permanentemente
amenazadas. Y porque, de algún modo, necesitamos estar convencidos de que todo va a ir bien.

Gracias a todos, un año más, por haber apartado la vista un rato, por haber pensado una historia,
por habérnosla contado; por haber iluminado historias que suceden en el mundo, en vuestra cabeza
o en vuestro corazón. Gracias por haber contribuido, un año más, a la tarea de dar sentido a
lo que pasa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario